Conservación del tritón del Montseny
Conservación del tritón del Montseny

El tritón del Montseny (Calotriton arnoldi) es una especie de anfibio urodelo que se encuentra exclusivamente en este macizo, parque natural y reserva de la biosfera. Por lo tanto, es endémico de este territorio y, al mismo tiempo, también es el único vertebrado que lo es de Cataluña. Las primeras poblaciones de la especie fueron descubiertas en 1979 por azar e inicialmente se consideró que pertenecían a una especie muy próxima, el tritón pirenaico (Calotriton asper). Estudios científicos pudieron establecer a finales del 2005 que estas poblaciones eran, en realidad, morfológica y genéticamente, una especie distinta: el tritón del Montseny. Esta había pasado desapercibida para la ciencia durante décadas debido a su rareza, pese a las evidentes diferencias con la especie pirenaica. Así pues, todas las poblaciones de tritones de torrente conocidas hasta entonces pasaron a ser consideradas pertenecientes a esta nueva especie, el tritón del Montseny, y, por lo tanto, la pirenaica no estaba presente en el macizo. Al mismo tiempo, nacía la preocupación por el estado de conservación de este emblema de la diversidad biológica del Montseny, que finalmente se catalogó como una especie en peligro crítico de extinción por la UICN, convirtiéndose en el anfibio más amenazado de Europa occidental.

Ante este escenario, en el 2016, la Comisión Europea concedió un proyecto LIFE para la conservación de esta especie, en el que participan las diputaciones de Barcelona y Gerona, la Generalitat de Catalunya, Forestal Catalana y el Zoo de Barcelona. El proyecto tiene la intención de implementar acciones que minimicen las amenazas actuales en el macizo del Montseny y que conduzcan a la mejora de su estado de conservación. Para ello, se han establecido los siguientes objetivos operativos:

1. Velar por su conservación genética y ampliar su distribución geográfica.

2. Aumentar la calidad hidrológica y el flujo ecológico de las transmisiones en su rango de distribución.

3. Eliminar o minimizar las amenazas que existen en el hábitat ribereño donde se encuentra actualmente el tritón del Montseny.

4. Establecer una cobertura jurídica adecuada a nivel nacional y europeo y tener un plan para su gestión.

5. Monitorizar regularmente su estado de conservación y aumentar los conocimientos científicos y técnicos para su conservación y gestión.

6. Hacer divulgación e involucrar a la sociedad en la conservación de los hábitats ribereños y su biodiversidad y, específicamente, del tritón del Montseny.